Las reducciones fundadas por la Compañía de Jesús entre los guaycurúes, guaraníesmapa misiones jesuiticas y pueblos afines en las regiones de Guayrá, Itatín, Tapé (las tres en el actua Brasil), Uruguay (Brasil, Argentina y Uruguay actuales), Paraná (Argentina, Paraguay y Brasil actuales) y las áreas guaycurúes en el Chaco (Argentina y Paraguay actuales), fueron establecidas en el siglo XVII dentro de territorios pertenecientes el Imperio Español en la Gobernación del Rio de la Plata y del Paraguay y sus gobernaciones sucesorias a partir de su división en 1617: Gobernación del Paraguay y Gobernación de la PLata. Eclesiásticamente formaban parte de los obispados católicos d Buenos Aires y de Asunción e integraban la Provincia Jesuítica del Paraguay. En 1586 llegaron los primeros jesuitas a Tucumán, y en 1587, a petición del Obispo de Asunción, fray Aloonso Guerra, también al territorio paraguayo. En este contexto, los jesuitas iniciaron las obras de evangelización y de construcción de los pueblos o reducciones en la actual zona de los departamentos de Misiones e Itapúa en Paraguay.

 

jesuitasYguaraniesLa primera actividad de los jesuitas al llegar a Paraguay fue la formación de pueblos autosuficientes dentro de áreas habitadas por indígenas y estructurar en forma escrita la lengua guaraní. No sólo se dedicaban a impartir enseñanza religiosa sino que fijaban las pautas de un orden político, cultural, educativo y social que tuvo gran influencia en el desarrollo posterior del Paraguay. Los indígenas, en su mayoría nómadas y acostumbrados a una vida sin estructuras, se encontraban nucleados en pequeñas comunidades en las selvas. En torno a la misión de los jesuitas eran conformados en grupos de dos o tres mil por cada pueblo. Este grupo de misioneros fundó cerca de 30 misiones en territorios que hoy pertenecen al Paraguay, Brasil,Argentina y Bolivia. Muchas de estas misiones fueron reconstruidas y conservadas.

Al ser expulsados los jesuitas por orden del rey Carlos III mediante la Pragmçatica Sanciçon del 27 de febrero de 1767, franciscanos, dominicos y mercedarios tomaron a su cargo los pueblos misioneros, constituyéndose la la Gobernaciçon de las Misiones Guaranies. Una a una, varios de los pueblos fueron saqueados, quemados o sencillamente abandonadas. En menos de 15 años desaparecieron 22 de las 30 comunidades misionales y, con ellas, muchas de sus iglesias y objetos.